Escuchar otra cultura, ver desde otra mirada

Esta semana los psicólogos Nora Rubí y Julen Chato terminaron su voluntariado en Casa de la Mujer. Después de tres meses apoyando la orientación psicosocial a víctimas de violencia de género nos cuentan cómo fue la experiencia.

Ellos participaron en una convocatoria de la Fundación Haurralde, de España, en la que después de varios procesos de selección los eligieron como voluntarios y posteriormente les designaron un país sorpresa. Para su caso fue Bolivia.

Si bien en un principio la adaptación cultural no fue fácil, ambos coinciden en los aportes de la experiencia para su formación profesional y humana, y en la satisfacción de haberles dejado algo en las mujeres a quienes atendieron.

Julen Chato, por su parte, estuvo encargado de los primeros auxilios psicológicos y contención antes de que pasaran a la atención legal o psicológica. “Muchas de ellas llegan con un sentimiento de aislamiento, a veces de muchos años, y tienen la necesidad de ser escuchadas. Algunas no cuentan con su familia ni con amigos, están completamente solas”.

Además, Julen resalta el hecho de que el servicio legal y psicológico sea gratuito y abierto, pues esto hace que Casa de la Mujer se convierta en la primera o en la última opción de muchas mujeres que están viviendo situaciones de violencia y no tienen recursos económicos.

“Algunas ya han pasado por la Defensoría o la Felcv y llegan aquí porque saben que es un lugar donde se les puede ayudar –dice Julen– Por eso, que exista esta posibilidad y que se mantenga sería muy beneficioso”.

Como voluntarios, otro de sus compromisos fue el apoyo en la elaboración de un proyecto para la búsqueda de financiación, que permita la sostenibilidad económica de la atención jurídica y psicosocial.

Gratitud de ida y vuelta

El último día de trabajo Nora Rubí recibió visitas, llamadas y detalles de varias pacientes y sus hijos. No había sido fácil escuchar tantas historias fuertes en tan poco tiempo, pero al percibir la gratitud de las mujeres, sus buenos deseos, la intención de conversar hasta el último minuto, pensó que todo había valido la pena.

Nora Rubí, quien además presta servicios para la Cruz Roja en su país, piensa que el voluntariado es una forma de recibir y aportar. “Se reciben otras formas de ver y de pensar desde una cultura completamente diferente”. Y a la vez se aportan otras formas de hacer.

“Cuando alguien está dentro de un problema –afirma Nora– es difícil ver posibles soluciones de una forma objetiva. Cuando estás fuera y te haces un mapa general es posible hacer aportes interesantes”.

Su paso por Casa de la Mujer le sirvió para tener una visión sobre algunos aspectos culturales que agudizan la problemática de violencia de género. Especialmente le llamó mucho la atención que en algunos casos desde las mismas familias no se apoye a las víctimas.

“A nivel social hay una presión muy grande a la hora de decidir si romper la relación, parece que todo el mundo va hablar o a criticar. La mujer siente mucha presión en el sentido de que se cree: ‘es tu marido, tienes que aguantar’”.

Otra problemática que notó es que muchas veces se justifica el mantenerse en una situación de violencia por los hijos, cuando “para los hijos es mucho peor estar dentro de esa situación, que el hecho de que los padres se separen; porque están viendo un escenario en el cual asumen que es natural que haya violencia dentro de la familia”.

Por eso, es importante que el apoyo psicosocial esté presente en estos casos.

"Es necesario que la víctima se sienta arropada, escuchada, comprendida, porque normalmente al estar en ciclos de violencias se sienten culpables, pues los maltratadores les hacen creer que son ellas quienes generan esas situaciones. Hay que desestructurar todos esos pensamientos. Hacerles conscientes de que han sido víctimas es fundamental para que logren salir de esa situación y no se repita en el futuro".

Nora y Julen regresaron al País Vasco para continuar con su carrera.

Nora continuará promoviendo la recaudación de fondos para Casa de la Mujer a través de la plataforma Teaming.net, que busca unir micro donaciones que apoyen causas sociales. 

Refugio de emergencia

Este refugio es el único espacio seguro que hay en el municipio de Santa Cruz, depende únicamente de Casa de la Mujer. Allí las mujeres encuentran un poco de paz y tranquilidad para decidir el nuevo rumbo que quieren darle a sus vidas.

El refugio transitorio de la Casa de la Mujer es un espacio de acogida para las mujeres que, por estar en situación de violencia machista y de género, buscan protección fuera de la casa y no tienen dónde ir. Ellas pueden ingresar todos los días y a todas horas. El refugio es para todas las mujeres, niños, niñas, adolescentes, sin diferencia de condición social, económica o cultural, siempre y cuando no presenten problemas mentales ni de drogodependencias.

VER MÁS

Asistencia
legal y psicológica

Atención presencial a las mujeres en situación de violencia, acompañamiento y seguimiento jurídico (patrocinios) frente a los tribunales de justicia. De lunes a viernes, 8:30 - 12:30 y 14:30 - 18:30

Atención psicológica a las mujeres en situación de violencia, como intervención crucial para la recuperación del equilibrio emocional, cognitivo, conductual y el cuidado de su salud mental. 

En cordinacion con la FELCV: Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia y la Defensoria de la Niñez y Adolescencia. 

VER MÁS

derecho sexual

Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos

Partimos del reconocimiento que estos derechos se constituyen en los derechos más humanos de todo el conjunto, se refiere a nuestros cuerpos y nuestras relaciones íntimas basadas en la afectividad, el gozo y el placer. Todas y todos tenemos derecho al acceso y ejercicio de sexualidades libres, responsables y autónomas, donde no se interpongan prejuicios ni estereotipos de ninguna clase.

ico dona

DONACIONES

Casa dela Mujer es una institución sin fines de lucro, sin embargo para su funcionamiento requiere de los aportes y proyectos respaldados por la Cooperación Internacional que promueve los Derechos Humanos como condición necesaria para impulsar el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS. También colecta fondos de trabajos y servicios de consultorías que nos permiten mantener de puertas abiertas el Refugio Temporal para víctimas de la violencia machista.

Una fuente más son los aportes voluntarios que usted o su organización pueden donar, para tal efecto contáctese con: administracion@casadelamujer.org.bo.

ico voluntario

VOLUNTARIADO

Casa de la Mujer es una escuela de formación en Derechos Humanos con enfoque de género para estudiantes que buscan realizar sus prácticas académicas y voluntarias/os sensibilizados frente a la violencia machista.

ico redes

REDES SOCIALES

Casa de la Mujer realiza activismo feminista a través de las redes sociales: Facebook, Twitter y su Canal en YouTube para hacer escuchar las voces y las demandas de las mujeres víctimas de la violencia machista. También hace uso de dichas redes para articular y crear vínculos con las mujeres a nivel nacional e internacional, empoderarnos a través de la sororidad con el fin de contribuir a la restitución de los derechos vulnerados y alcanzar la erradicación de la violencia en todas sus manifestaciones.

+(591-3) 352 1803

ic face ic tw ic yt